La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos dio luz verde a Apple en cuanto a la solicitud presentada por ésta para el desarrollo de un nuevo teclado que incluiría sensores Force Touch capaces de detectar la presión ejercida por un usuario sobre las teclas. De esta forma, al poder diferenciar entre distintos tipos de presiones o pulsaciones, se crearían nuevos comandos como respuesta a las mismas.

Force-Touch-Keyboard-Patent

Tal y como se detalla en el texto de la patente, la cual acredita a Jeffrey T. Bernstein como único inventor, el teclado tendría un mecanismo de entrada QWERTY con unas teclas muy delgadas que proporcionarían una respuesta háptica, como ya ocurre en el caso del Apple Watch y el iPhone 6s.

Los dispositivos que incluyeran este futuro teclado -de ser cierta la aplicación práctica que se presupone a la patente presentada por Apple- ofrecerían un diseño aún más fino y elegante al desprenderse de cualquier componente mecánico y sustituir estos por los correspondientes sensores y circuitos que dan vida al Force Touch.

En teoría, el sistema funcionaría de forma similar a como lo hace el trackpad con Force Touch de Apple, pero, lógicamente, a una escala mucho mayor y que brindaría aún más posibilidades. La presentación de la patente y su aprobación no garantiza que un teclado de tales características vea finalmente la luz ni aclara si se trataría de un accesorio independiente con conexión Bluetooth o del teclado asociado a la familia MacBook. Sea como fuerte, que haya trascendido la aprobación de esta patente sí da una idea de cuáles podrían ser las próximas líneas de trabajo e investigación que barajan los de Cupertino.

NINGUN COMENTARIO

Dejar un comentario