Con un nuevo despliegue de magia contenida alrededor de la expectación que genera una nueva actuación de Tim Cook sobre un escenario, Apple volvía a situarse en el centro de la rumorología que determina la grandeza que desprende la manzana mordida. Una situación que nos volvía a poner en liza acerca de lo que supone la existencia de los californianos en estos últimos quince años de liderazgo en la vanguardia tecnológica que ha volteado y dinamitado los dogmas del marketing y la innovación hasta límites que la metafísica no alcanza a dar respuesta.

Apple vuelve a mostrar al mundo la magia contenida en Cupertino

wired_here-is-everything-new-from-apple-s-wwdc-929x523
Los californianos quieren crear dependencia de sus dispositivos en nuestra vida diaria potenciación sus plataformas actuales

Con una keynote de más de dos horas, los californianos pusieron de relieve que ha comenzado la carrera de los próximos diez años: controlar nuestra vida a través de nuestros dispositivos. En el recorrido por los ecosistemas que determinan el catálogo con el que Apple se inserta en nuestra vida (tvOS, macOS, iOS y watchOS) marcaron las líneas maestras de la que va a ser la apuesta personal de los de Cupertino en años venideros: la máxima implicación de los dispositivos en nuestro iter vital a lo largo de nuestras vidas, insertos tanto a la hora de pagar en nuestras compras, tanto en online como offline, apagar la lámpara de la mesilla de noche porque nos vamos a dormir, o determinar la ruta en el GPS de nuestro coche mientras vamos de camino a él.

Apple quiere alcanzar la cima de nuestras necesidades vitales aportando soluciones que impliquen una dependencia de sus dispositivos

Apple no quiere liderar la barrera psicológica de poseer un dispositivo que nos permita decirle al mundo qué afortunados somos por poseerlo, sino que quiere ir más allá: quiere alcanzar la cima de nuestras necesidades aportando soluciones que impliquen una necesidad básica de tener que poseer sus dispositivos, crear la necesidad de algo que pensamos que no nos haría falta, pero que sobre el terreno va más allá de lo que podíamos llegar a imaginar. Y la última WWDC ha mostrado en esta ronda tecnológica que Apple no se conforma con las cartas que tiene para ganar esta partida: quiere ganarla, implicando al máximo a todos sus dispositivos con una potenciación de sus plataformas operativas actuales.

Sin embargo, es necesario dar un golpe en la mesa con la innovación

A pesar de todo ello, el búnker psicológico inalterable frente a modas o tendencias económicas que provoca que el fenómeno fanboy de los californianos no se achique frente a cada presentación tiene visos de agotarse poco a poco si Apple no vuelve a dar un golpe en la mesa en cuanto a innovación y creación de necesidades ocultas en los consumidores.

fd-wwdc-2015-apple-moscone-west-6557
Apple necesita volver a dar un golpe en la mesa en cuanto a innovación

No es posible vivir de los restyling en sus dispositivos con los que cumplir en cuanto a que suponga una equiparación frente a la competencia. Bien es cierto que la deriva de obsolescencia en relación a productos tecnológicos está alcanzando una dimensión poco comprensible en cuanto a las necesidades más básicas de los consumidores, pero no se puede determinar el tener que contentar a inversores y mercados con simples mejoras tecnológicas.

Necesitamos volver a decir: sí, Apple lo ha vuelto a hacer

Entiendo que Apple en cada presentación debe darnos algo más, tiene que mostrar al mundo que su potencial en marketing es inigualable, pero que la sala de máquinas de Cupertino es capaz de volver a asombrar al mundo, de provocar que volvamos a soñar y preguntarnos como hemos podido vivir sin ello tanto tiempo, volver a mirar a nuestro dispositivo y decirnos: sí, lo han vuelto a hacer.

Licenciado en Derecho que encontró en Apple, y el mundo aparte que conlleva, un referente no sólo tecnológico, sino un valor tangible que está presente en todos los ámbitos de la vida que puedas llegar a conocer.

6 COMENTARIOS

Dejar un comentario