Me encantan esas pequeñas funciones que Apple añade a los sistemas operativos con sus nuevas versiones. Algunas parecieran detallitos pijos destinadas a llenar las Keynotes y otras muy útiles pero que luego apenas se usan. Uno de mis grandes olvidados es el servicio Mail Drop, una funcionalidad de Mail que exprime los servidores para permitirnos enviar archivos adjuntos gigantienormes por correo electrónico.

mail-drop-server-icloud

Recuerdo la diapositiva de Mail Drop el año pasado, cuando Craig Federighi explicaba las novedades para OSX Yosemite, en la que aparecía un esquema de la transmisión de un email entre emisor y receptor. En caso de que el archivo adjunto superare el límite máximo permitido por el servicio de mensajería (Gmail, Outlook, Yahoo…) dicho archivo se disgrega del mensaje original y se aloja en iCloud. El correo llega por su parte al destinatario de manera ordinaria con el adjunto en forma de archivo descargable desde iCloud. El envío de archivos grandes deja de ser un incordio. ¡De hasta 5 Gb cada uno! Mail Drop actúa una vez superados los 20 Mb de archivo adjunto y si queréis bajar este límite a 10 Mb para usar más Mail Drop echad un vistazo a este artículo (ojo, que se hace mediante Terminal).

Como en otras tantas cosas, Apple no ha sido la primera compañía en dar solución a este asunto. Google lo permite desde hace tiempo a través de Google Drive. Además, reconozco que el rey de los servicios en la nube hace este proceso de una forma más clara, en la medida de que informa del estado de la subida mediante una barra de progreso. Apple parte de una idea de simplificación, de transparencia, el archivo se envía automáticamente y no nos tenemos que preocupar de monitorizar la barra de progreso ni nada, como si mandásemos un gif de 100 kb. Claro que las redes hoy en día no son instantáneas y la cosa tarda si el archivo es pesado, por lo que tanta sencillez puede llegarnos a inquietar; ¿llegará mi archivo?, ¿se habrá estancado la subida?…

mail-drop-apple

mail-drop-dowload

mail-drop-message

El archivo llega. Como Mail Drop promete enviar archivos de hasta 5 Gb sin despeinarse me vine arriba y probé con una película de unos 700 Mb. La preparación/envío/subida del mensaje fue tortuosamente lenta, suspense total. Tardó 20 minutos en sonar ese característico zumbido de Mail que notifica el envío satisfactorio de emails. Fui a enviados y comprobé cómo el icono del archivo adjunto aparecía con una barra minúscula de progreso. Pensé que aún estaba enviándolo pero no, se estaba descargando a mi máquina. ¡¡Pero si yo ya lo tengo!!

Es uno de los quebraderos de cabeza al usar Mail, que descarga alegremente adjuntos, e imaginaros el pobre disco duro, lumbago al canto. Apple trata de hacer la aplicación muy amigable y minimalista, que las cosas se hagan sin demasiados pasos intermedios, pero la contrapartida es que uno pierde control sobre lo que ocurre tras el escenario. Más de uno se ha encontrado gigas y gigas en archivos adjuntos que ahogaban el espacio libre de su Mac. Aprovecho para enlazar un artículo sobre cómo eliminar periódicamente estos archivos tanto en iOS como en OSX.

En conclusión, iCloud cumplió su cometido y yo me he reconciliado con Mail Drop, servicio que no usaba desde hace meses por desconfianza. Como uso principalmente Mail para gestionar el correo creo que a partir de ahora dejaré de abrir Google Drive en Safari para compartir archivos pesados. Aprovechar una función más de mi gestor de correo me hará más eficiente y simplificará mis rutinas un poco más. Bien por Mail Drop, usadlo sin miedo, pero con cierta paciencia, ¡que funciona!

¿Vosotros usáis Mail drop en vuestro día a día?

Estudiante de Educación Primaria y Pedagogía en la UNAV y amante del mundo Apple. En mis ratos libres me encanta cantar y meterme en cuevas. En ocasiones veo manzanas.

NINGUN COMENTARIO

Dejar un comentario